In Memoriam

CUCO

Cuco, ya han pasado algunos días desde que te convertiste en una estrella y con tu partida te llevas contigo un pedacito de mi alma.
Nunca olvidaré el día en que te conocí y en tus ojitos pude ver tanta ternura, que mi corazón se unió al tuyo con un lazo de amor invisible y eterno.
Extraño tu presencia, pero al recordarte no puedo dejar de dibujar una enorme sonrisa en mi rostro, porque si algo aprendí contigo es que sin importar cuanto se haya sufrido siempre existirá una nueva oportunidad para gozar de la vida, volver a confiar, amar sin reparos, tirarse de panza al sol y correr hasta la cocina por un buen plato de comida… Y a pesar del dolor levantarse una y otra vez, con ánimo y alegría ¡jamás te rendiste!
Tú me acompañaste y me confortaste en mi dolor cuando no podía convertirme en madre y quien lo diría, contigo entendí que mi familia se conformó en el cielo, de la mano de Dios y un buen día nos juntó a todos en la tierra; aprendí que no importa la especie, la sangre o el ADN y descubrí la enorme capacidad que tengo de amar sin fronteras.
Tú me enseñaste del amor por la vida, de la fuerza del perdón, de la nobleza, de la bondad y del cariño.
Pronto nos volveremos a encontrar en otro tiempo y en otro espacio. Por ahora celebro tu vida disfrutando cada instante…fue una gran dicha compartir estos años contigo.

Siempre te amaré


LEONARDO

La tristeza me embarga al sentir tu partida
Estuviste alegrando mi vida hasta que Dios te llamó
Ojala te encuentres ahora en el cielo con ángeles como tú.
No olvidaré nunca tu protectora y cariñosa compañía
Al igual que algunas travesuras como lanzar la “perronalidad” sobre Tobi
Resististe como un valiente guerrero la pérdida de tu vista
Dolorosa pérdida que aceptaste con resignación y humildad
Ofrenda de amor toda tu vida fue

Recuerdos imborrables dejas en el corazón de mamá Paty
Inicias el camino al encuentro con amigos que antes partieron:
Consentida, Monina, Tobi y muchos más
Oh! “Gordito” jamás te olvidaré

Guardián inseparable, casi perro “estampilla”
Una afortunada noche escuché por la radio a Paty contando tu historia
En medio del sueño pude tomar el dato de contacto
Respondí a su llamado luego de platicarlo con la Monis (Monina)
Reticente a la idea de ceder tu ternura a un incierto cariño
Accedió a compartir tu afecto. Por eso solo puedo decirles Gracias.

Conquistaste el corazón de cuantos te conocimos y quisimos,  en el mío se erige un monumento a tu recuerdo con una placa muy visible donde se lee:
“Gracias Gordito por compartir conmigo tu vida”
RGV

7 de abril de 2014


PANCHO

Amigo incondicional, ángel celestial.
En nuestro corazón por siempre estarás.
Gracias por las alas.

 Aquí reposan los restos de una criatura que fue bella sin vanidad, fuerte sin insolencia, valiente sin ferocidad y tuvo todas las virtudes del hombre y ninguno de sus defectos.


LLUVIA

RELATO DE AMOR

He escuchado muchas veces decir: “Como me contagia la risa de fulanita de tal, ríe de tal forma que hace que los demás mueran de risa.” HOY, YO CONTAGIÉ A LLORAR CONMIGO.

A Lluvia, mi perrita callejera le salieron tumores en la garganta, los más invasivos y dañinos; la quimioterapia no era opción para este cáncer, ha estado con cortisona para mitigar el dolor, que a los 30 días el medicamento cobró su factura en sus riñones y han empezado a dejar de funcionar. Tiene 4 días sin comer, los mismos que lleva hospitalizada con suero y sonda.

Hoy 14 de junio de 2011 los médicos tomaron la decisión que es hora de ayudarla a partir.
Fui a la clínica donde se encuentra mi Lluvis y la saqué a pasear y me senté en la banqueta con ella y empecé a explicarle que su cuerpo ya no funciona y que iba a ir a un lugar donde no existe el dolor. Le recordé cuando años atrás ella se cruzó en mi camino con un ojo casi de fuera, el cual se le tuvo que sacar, y le expliqué también que le iban a poner su ojito y que desde ahí me iba a ver y le pedí que abogara para que yo tuviera fortaleza para seguir ayudando a sus hermanos que siguen en la calle lastimados. Nunca quitó su mirada de mis ojos, le agradecí el infinito y gran favor que me hizo al dejarme conocerla; porque al ayudarla ella me estaba ayudando más a mí.

Es obvio que todo esto lo dije en el más profundo y doloroso llanto, y como estaba sentada en la banqueta abrazando a mi perrita, se acercó una señora y me preguntó, “¿Qué te pasa, por que lloras así?” Le conté todo lo anterior y le dije que en unos momentos más mi perrita negra iba a partir a un sueño más bonito, la señora acarició la cabeza de Lluvia y se puso a llorar también, en ese momento se paro un taxi, se bajo el señor del auto y nos preguntó “¿Las puedo ayudar en algo?” La señora le contestó, “se esta despidiendo de su perrita, en un momento más va a partir al sueño eterno”, y el señor taxista se soltó a llorar con nosotras. Por increíble que parezca, en plena Avenida de Insurgentes Sur, estábamos tres desconocidos llorando por un perro que perdió su batalla contra el cáncer.

LLUVIA, ¡QUE LA LUZ ETERNA TE GUIE EN TU CAMINO!
YO, ESTARÉ EN PAZ
.
Patricia Rico


MENTA

Fui Menta. Mis amigos de ANDES me encontraron el 24 de agosto de 2005 en la carretera libre a Toluca, tenía un enorme tumor en mi vulva, también estaba muy desnutrida por vivir en la calle. Mis amigos me salvaron la vida con sesiones largas de quimioterapia, al mismo tiempo que me dieron muy rico de comer para poder aguantar. Debo confesar que era muy miedosa y, por eso nunca pude ir a un hogar; sin embargo eso no importó nunca, ya que siempre tuve una camita caliente y comida diaria.

Si volviera a vivir escogería de nuevo vivir con mis amigos de ANDES, son muy consentidores y saben cuidar bien a los enfermitos, me cuidaron de agosto de 2005 a mayo de 2011.

 

 

 


MÁXIMUS