Historias con Valor

Si te contamos esto aparte de querer compartir contigo la triste y cruel realidad de tantos perrritos abandonados por dueños sin escrúpulos, convertida después en una maravillosa oportunidad de vivir, es también para invitarte a ayudarnos a ayudar a estos seres indefensos y con esto decir el profundo respeto que nos merece todo lo que vida tiene.


TOMÁ, TOMASA  Y TINA
Habíamos cumplido una misión más en nuestras campañas de esterilización gratuitas al llevar a cabo una en Cuajimalpa, el lugar, un poco diferente a lo acostumbrado pues fue en un panteón, si, leyeron bien, el cuidador del panteón tiene varias perritas, las cuales parían haciendo hoyos en las tumbas, por lo cual le llevamos la campaña haciendo las cirugías en los pasillos de dicho lugar.
Concluida nuestra labor nos retiramos y al pasar junto al mercado de Cuajimalpa nos encontramos tres perritos completamente llenos de sarna y a una de ellas la estaba pateando un sujeto del mercado. Procedí a defender a la perrita y fue tal mi indignación al ver la angustia de los perritos por conseguir un poco de comida en el mercado, pero como ya es costumbre que con el cuadro de sarna y desnutrición lo único que logran provocar es asco y que los golpeen; que dolor el que pasan y que dolor los que vemos tal situación. Como estábamos en un lugar alejado por primera vez dije lo indecible:

– Doctor duérmalos, ¿cómo le vamos a hacer para curarlos tan lejos?

Y después de ver los intentos por entrar al mercado y que no se los permitían, su sobrevivencia sin comida y enfermos, sería cada vez más difícil, se le puso un lazo a la más chiquita dando imagen de ser la hija, posterior la que es la mamá casi, casi se puso el lacito sola y dando unos brincos de felicidad como diciendo que bueno que nos vamos de aquí, y al intentar ponerle el lazo al tercer perrito que es un macho, pues el no se dejó y se resistió totalmente, de tal forma que intentó mordernos y ladró mucho. Por fin logra escapar de nosotros y corre hacia el mercado; al llegar a la puerta antes de meterse voltea y ve que yo tengo agarradas a las dos perras con las cuerdas y no le preocupa que los veterinarios ya están cerca de él cuando se regresa y con SU CABEZA SE TALLA EN LA CABEZA DE ELLAS Y RECARGA SU CUERPO EN EL DE LAS PERRITAS en señal de abandono y como diciendo “lo que le hagan a ustedes a mí también que me lo hagan” y dejó que le pusieran la cuerda al cuello como a ellas sin poner ninguna resistencia. En ese momento el médico me pregunta:

– ¿Ya Paty?

Automáticamente le respondí,

– No doctor no se sacrifican me los llevo a los tres

A l subirlos al carro dos personas nos dijeron, uno de ellos el cuidador de los coches, “que bueno que se los llevan a los tres porque siempre andan juntos, nunca se separan y por eso se contagiaron además que siempre los lastiman”. Es por tal situación que ésta es una familia de tres: papá, mamá e hijita y están buscando ser adoptados y que alguien les brinde un hogar a los tres juntos por la simple y maravillosa razón de que son una gran familia que supo vencer la adversidad juntos.