El puente del Arcoiris

 


El cachorrito y el perro más viejo estaban acostados a la sombra sobre el pasto verde, mirando los reencuentros.
A veces un hombre, a veces una mujer ó una familia entera cuando se aproximaba al Puente del Arco Iris, era recibida por sus animales con mucha fiesta y cruzaban juntos el puente.

El cachorro chumbó al perro viejo – “Mira allá !” ¡Hay alguna cosa maravillosa que está ocurriendo!
El perro más viejo se levantó y ladró: -”Vamos rápido hasta la entrada del puente”

“Pero ese no es mi dueño”, dijo el pequeño, sin embargo obedeció.

Miles de animales corrieron en dirección hacia esa persona vestida de blanco que caminaba en dirección al puente.
A medida que la persona pasaba por delante de cada animal, cada uno hacía una reverencia con la cabeza en señal de amor y respeto.

La persona finalmente se aproximó al puente donde fue recibida por una multitud de animales que le hacían una fiesta.
Juntos, atravesaron el puente y desaparecieron.

El cachorrito estaba tan asombrado que preguntó bajito –”¿aquello era un ángel?”
“No, hijo”, respondió el perro más viejo, aquello no sólo era un ángel era una persona que trabaja en pos del albergue de los animales.”

Anónimo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *